Loading...

viernes, 30 de octubre de 2009

¡Jalogüin! ¿Lo que?


Este domingo se celebra la Solemnidad de Todos los Santos, fiesta que no tiene absolutamente nada de tétrica ni de siniestra. Se trata de una conmemoración dedicada por la Iglesia a todas las almas que, gozando ya de la Gloria Eterna, son consideradas santas por Dios Nuestro Señor. Fiesta pues de total alegría.
El día dos de noviembre es cuándo se conmemora a los Fieles Difuntos, día en el que la Iglesia nos invita a orar por las almas de nuestros familiares y amigos difuntos, con la esperanza de que sean merecedores de una existencia mejor. Las Almas del Purgatorio, de las que muchos habréis oído hablar de pasada y no sabréis exactamente que son, tienen mucho que ver con esta jornada.
Pero resulta que desde hace años muchos están perdiendo la noción de la realidad contaminando estas dos celebraciones con extrañas historias de "jalogüins", brujas, fantasmas, calabazas con rostros siniestros, monstruos de diverso pelaje, etc... A fuerza de verla una y otra vez, machaconamente, en largometrajes "made in USA", semejante horterada gringo-luterana se está extendiendo por nuestra vieja piel de toro cómo si fuese lo más normal del mundo. Sin ir más lejos, dos comercios de la calle dónde vivo han adornado sus escaparates con artículos alusivos a esa cosa llamada "jalogüin", y son varios los casos que conozco de centros educativos que se dedican más bien a maleducar, fomentando que sus alumnos se disfracen de mamarrachos con motivo de la Fiesta de Todos los Santos.
Nuestras más jóvenes generaciones, de esta forma, ignoran que son las Almas del Purgatorio, antes mencionadas. Y lo mismo el sentido de orar por nuestros difuntos y visitar con respeto el lugar dónde descansan sus restos. Y cosas tan nuestras cómo la costumbre de poner en escena por estas fechas la obra "Don Juan Tenorio". Y los "panellets" y "huesos de santo" que están, nunca mejor dicho, de muerte. Y...
Desde luego, los hay que en lugar de cabeza tienen... ¡calabaza!


No hay comentarios: